¿Por qué te puedes infectar con la COVID-19 entre la primera y segunda dosis de la vacuna?

Listen to this article

Nuestro organismo tarda unos 14 días en fabricar anticuerpos tras recibir la vacuna contra la COVID-19.

La enfermera María Angélica Sobrinho, de 53 años, fue la primera en ser vacunada contra la COVID-19 en la ciudad de Bahía en Brasil. Días después, empezó a mostrar síntomas y se le diagnosticó una infección por coronavirus.

Sobrinho no es la única persona que se ha infectado en el proceso de la inmunización. En varios países del mundo se han reportado casos de otros pacientes que durante el intervalo de al menos 21 días entre la primera y la segunda dosis han contraído la enfermedad.

Es algo que han aprovechado quienes difunden noticias falsas y generar temor en las redes sociales para afirmar que los productos base de las vacunas podrían llegar hasta matar.

Por ello, antes de alarmarse o compartir este tipo de desinformación, es preciso tener mucho cuidado y entender lo que está sucediendo realmente.

Entonces ¿cómo es posible dar positivo por COVID-19 entre la primera y segunda dosis de la vacuna?

Protección incompleta

Varias de las vacunas que ya se administran en distintos países requieren dos dosis para asegurar la protección completa, como la de PfizerOxford/AstraZeneca, CoronavacModerna o Sputnik V.

El tiempo entre una dosis y otra varía según el laboratorio en la que se elaboró el antídoto. Pfizer recomienda dejar pasar 21 días y la Universidad de Oxford unos tres meses, por ejemplo.

«Ninguna vacuna disponible es capaz de proteger antes de que hayan pasado 14 días desde que se aplicó primera dosis, ya sea contra la COVID-19 u otra enfermedad», aclara la doctora Isabella Ballalai, vicepresidenta de la Sociedad Brasileña de Inmunizaciones.

Con independencia de la tecnología, las vacunas suelen contener antígenos, unas sustancias que interactúan con el sistema inmune y crean los anticuerpos necesarios para combatir una futura invasión vírica.

Este proceso tarda un tiempo en completarse: las células inmunitarias necesitan reconocer los antígenos, «interactuar» con ellos y crear una reacción satisfactoria. Este trabajo suele tomar unas dos semanas aproximadamente.

Por ello, es necesario que el paciente que reciba una primera dosis contra la COVID-19 siga protegiéndose con el uso de mascarillas, el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos entre otras medidas.

Por qué deberás seguir usando mascarilla incluso después de ponerte la vacuna contra la COVID-19

«Recibir las dos dosis tampoco implica estar liberado para tener una ‘vida normal’. Por lo que sabemos, la vacuna protege contra las consecuencias más graves de la COVID-19, pero las personas inmunizadas podrían seguir transmitiendo el virus a otros», agrega Ballalai.

A la fecha, se desconoce si la vacunación también ralentizará la propagación del coronavirus. Se está investigando en los estudios preliminares de los primeros meses de campaña.

Por lo tanto, mientras el virus continúe circulando a niveles altos y no haya una gran parte de la población vacunada, la recomendación es seguir las medidas de control y respetar las restricciones.

Deja un comentario

Descubre más desde InfoNoticiasPerú

Suscríbete ahora para seguir leyendo y obtener acceso al archivo completo.

Seguir leyendo